Home  

  • 3 junio, 2013

    Crónica del Freeride O Inferno by: Tyler Harrington

    Nuestro rider de Longboard Tyler nos cuenta su visión de este gran evento celebrado en tierras gallegas

Texto: Tyler Harrington


Este fin de semana fue la segunda vez que el Equipo In-Gravity ha ido a O Inferno, un freeride gallego que pone las pilas a todo el mundo. Verdaderamente es un circuito que pone a prueba a los mejores patinadores por su alto nivel técnico. Tuvimos la suerte de tener dos días muy soleados para patinar  al máximo. El circuito estaba más limpio que el año pasado y habían talado el bosque que, por la sensación de estar en un túnel, daba un poco de claustrofobia así que hemos podido patinar más a gusto y explayarnos un poco más derrapando de pie. El nivel ha subido muchísimo en un año, había mucha gente que le daba fuerte y hemos podido hacer muchas bajadas variadas y siempre con personas diferentes para ir catando el estilo de cada uno. La organización, por supuesto, estaba a la perfección. La protección en el recorrido estaba bien colocada, gracias a ellos, los remontes eran rápidos y eficaces, las comidas que nos dieron eran ricas y, sobre todo, el sitio era una maravilla. La carretera era muy empinada y muy técnica y había un laguito a medias de la cuesta donde hemos podido bañarnos, intentando cruzarlo sobre una cuerda floja, vamos, chapuzones como panes. Rafa, Tato, y yo hemos tenido la oportunidad de conocer al dueño de Ixo Ingeniería, Pedro, el hombre que fabrica, y con mucho cariño, nuestras tablas. Yo llevaba ya varios meses patinando, y gozando, con mi SK-03 y Pedro trajo la SK-06 para Rafa, que casi se muere de felicidad. La SK-06 es un top mount más robusto que la SK-03 con un cóncavo suave y un poco de tail. No hay forma de describir lo mucho que disfrutamos con las tablas Ixo. No sólo Rafa sino Tato también se enamoraron de la SK-06 y Tato le ha pedido a Pedro que fabrique una para él también. Era muy difícil encontrar la rueda adecuada para O Inferno ya que el asfalto era un poco exigente pero al final encontré un prototipo de Seismic, que parece estar probando diferentes fórmulas de uretano en su modelo Bootleg, su rueda de freeride. Con esta nueva fórmula, las ruedas derrapaban largas, sin rebotar y sin sorprenderme deslizando por todas partes pero también agarraban mucho en las curvas que cogíamos con más velocidad. Me siento  más cómodo sabiendo que Seismic está maquinando y pensando, siempre desarrollando nuevas ruedas porque estas están muy bien pensadas. Demasiado bien pensadas, muy poivalentes, muy rápidas y con un derrape siempre cremoso. Ha sido un placer ir al Inferno y espero que todo el mundo decida inscribirse en el próximo. O Inferno no defrauda.

 

Vídeos by: Labandacrew